Las mejores rutas del vino en Galicia para el verano

Hoy recorreremos las distintas rutas del vino en Galicia. ¿Te apuntas?

Ruta do Viño Rías Baixas

La Ruta do Viño Rías Baixas cuenta con más de dos décadas de historia y un centenar de asociados que ofrecen multitud de rutas para descubrir el mundo del vino.

Desde todas las bodegas asociadas puede haber visitas y catas de vino de la Denominación de Origen Rías Baixas, en combinación con impresionantes paisajes, senderos a pie de mar, amplias extensiones de viñedos, actividades marítimas, museos, alojamientos y restaurantes de primer nivel y un amplio patrimonio vitivinícola.

La D.O. Rías Baixas tiene cinco subzonas para crear un itinerario propio, O Rosal, Condado do Tea, Soutomaior, Val do Salnés y Ribeira do Ulla. Estas se extienden desde la frontera con Portugal en la provincia de Pontevedra hasta el sur de la de A Coruña.

Esta ruta del vino extiende sus raíces en la Galicia más singular, las Rías Baixas, una zona marcada por un mosaico de tonalidades azules y verdes que conjuga el océano Atlántico con las fértiles tierras gallegas.

Desde la zona de Ribeira do Ulla, en las inmediaciones de Santiago de Compostela, hasta la zona de O Rosal, en la frontera portuguesa, pasando por las famosas tierras del Salnés. La Ruta do Viño Rías Baixas cruza de norte a sur la parte más occidental del sur de Galicia, trazando un interesante viaje por bellos paisajes de viñedos, costas redondeadas, ríos tranquilos y fértiles valles marcados por el suave aliento del océano Atlántico.

En esta ruta se pueden visitar también el Museo del Consello Regulador D.O. Rías Baixas, el Museo do Viño, el Centro de interpretación del vino y la Lamprea, o el Museo da Muller Labrega. O bien espacios naturales impresionantes como pueden ser el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, La Isla de la Toja en O Grove, el Monte de Santa Tecla en A Guarda, o sus innumerables y maravillosas playas y “fervenzas”.

Además, hay una importante riqueza arquitectónica para poder visitar, como el Real Monasterio de Oia, Plaza y Pazo de Fefiñans, los cascos históricos de Cambados o Pontevedra entre muchos otros parajes únicos.

Ruta do Viño do Ribeiro

La Ruta del Vino del Ribeiro está situada en la zona occidental de la provincia orensana, en las confluencias de los valles formados por los ríos Miño, Avia, Arnoia y Barbantiño. Se trata de la denominación de origen con mayor trayectoria histórica de Galicia y su distribución, a diferencia de otras D.O., no establece subzonas, sino, distintos valles.

La D.O. Ribeiro es la más antigua de Galicia. Cuenta con la protección del Estatuto del Vino desde 1932 y el Consejo Regulador fue constituido en 1956. Está formada por 2.749 hectáreas de viñedos.

Su localización en la parte meridional de Galicia, a salvo de la influencia de las borrascas atlánticas y alejada también de los rigores de la montaña, dota a esta zona de un clima de transición oceánico – mediterráneo.

La localidad más importante es Ribadavia, que emerge como zona neurálgica de la ruta. El agua, tanto la de sus ríos como la de sus balnearios y la de sus embalses, juega un papel fundamental en la personalidad de la zona.

A su paso por estas tierras, los ríos Miño, Arnoia y Avia dan lugar a sucesivos remansos y gargantas, conformando de este modo el paisaje emblemático de O Ribeiro. En los valles fluviales se asienta la mayor parte de la población. El relieve se muestra suave ante nuestros ojos, siendo el mirador del Faro de Avión el punto más elevado con 1.154 metros de altura.

Aunque no existen grandes alturas, la naturaleza agasajó a esta zona con varios miradores desde los que contemplar el paisaje de viñedos y huertas tan propio de esta comarca. Abundan los espacios naturales de gran valor, como Pena Corneira donde se ubica el llamado “Menhir” del Ribeiro, y los márgenes del Miño, del Arnoia y del Avia.

Entre otros encantos se pueden visitar el Museo del Vino de Galicia, el Museo Etnologico, el Museo Sefardí, el Castro de San Cibrao de Lás… Este último nos permite descubrir la cultura castrexa en Galicia a través dos sus asentamientos, por ello es considerado el Parque Arqueológico de la Cultura Castrexa.

La exuberante vegetación formada por robles, castaños y pinares es el resultado de la acción combinada de la naturaleza y la mano del ser humano. La primera proporcionó las condiciones necesarias de suelo fértil y clima benigno, y la segunda fue adaptando poco a poco el entorno a sus necesidades.

Los bosques frondosos acompañan los canales de los ríos. Entre todos los cultivos de la comarca, frecuentemente dispuestos en vistosos bancales, destaca la vid, que es lo que hoy configura gran parte del paisaje. La vegetación oculta en muchos casos lo que fueron antiguos viñedos, ahora en recuperación.

Las diversas variedades proporcionaron a los vinos de estas tierras una reputación de calidad ya reconocida en tiempos del Imperio Romano. El paso de los siglos dejó una gran riqueza monumental en forma de poblaciones medievales, monasterios, iglesias, capillas, conventos y puentes. Además de bodegas, inmensos pazos, cientos de hórreos y cruceros.

Los numerosos restos arqueológicos, como túmulos, dólmenes y castros, nos indican la presencia del ser humano desde tiempos remotos. Durante la Edad Media, Ribadavia acogió una numerosa comunidad judía, la influencia de esta se puede sentir incluso hoy en la gastronomía de la comarca.

En la actualidad, O Ribeiro dispone de una completa oferta de ocio en la que no faltan los eventos culturales, la gastronomía, las actividades de recreo en contacto con la naturaleza o el termalismo.

Ruta do Viño de Monterrei

La Ruta del Vino de Monterrei se encuentra al sureste de la provincia de Ourense y muy cerca de la frontera con Portugal. Se trata de la denominación de origen más pequeña de toda España. Esta D.O. abarca 450 hectáreas y sigue creciendo año a año.

La D.O. Monterrei está constituida por la cuenca alta del río Támega que conforma un valle limitado por alienaciones montañosas. La variedad de hábitats y un microclima mediterráneo en el valle, se traduce en una importante riqueza paisajística.

Su proximidad a la autovía de las Rías Baixas, en la misma entrada de Galicia, pone a este territorio en una situación con todas las ventajas en lo que se refiere a accesibilidad tanto para la capital de Galicia, Santiago de Compostela, como con la provincial, Ourense, o las principales ciudades gallegas.

El patrimonio histórico de la comarca es muy abundante, abarcando desde la cultura megalítica, la castreña y la romana (como da fe su pertenencia a la Ruta de la Plata) hasta tiempos más recientes. Aunque son los castillos su referente más característico.

Otra de sus riquezas son los manantiales minero-medicinales, que se encuentran por todo el territorio. De hecho, el turismo termal es una oferta interesante y perfectamente compatible con el enoturismo.

Hay miles de actividades que desarrollar como pueden ser la Ruta de los Lagares Rupestres, La ruta Termal y del Aguas, la visita al Castillo de Monterrei, o el Parque Natural O Invernadeiro.

Tampoco se puede olvidar otra de las señas de identidad de Monterrei, como son las fiestas de Carnavales, las más emblemáticas de toda Galicia por sus características peculiares, con disfraces y jaranas muy diferenciadas en diversas poblaciones.

Estas diversas alternativas confluyen en la Ruta del Vino de Monterrei como un vínculo de enlace a todas estas posibilidades que ofrece la comarca.

Ruta do Viño da Ribeira Sacra

La Ruta del Vino de Ribeira Sacra extiende su territorio entre las provincias de Ourense y Lugo, cuyo límite natural viene dado por los cañones que perfilan el canal del río Sil. Está formada por un territorio agreste que abarca 1.200 hectáreas. 

Ribeira Sacra es una denominación de “ribera” entendida en contraposición al “suelo”, porque los cañones de los ríos hacen que en sus laderas el cultivo de la vid sea el único trabajo agrícola posible. Comprende las riberas de los ríos Sil y Miño, con sus respectivos afluentes.

Se trata de un extenso territorio, que viene marcado por los profundos valles que el Sil y el Miño fueron labrando y por los acusados desniveles. Esta orografía y la adaptación de las vides al medio constituyen la razón de que hoy la actividad vitivinícola de Ribeira Sacra sea conocida como «agricultura heroica».

El cultivo de la vid se tiene que hacer en bancales, muras, socalcos… nombres que reciben los escalones o degradados de esta escalera que simboliza a la Ribeira Sacra, y todo en laderas con pendientes de desniveles infinitos.

La Ribeira Sacra tiene el vino como tarjeta principal de identidad. Armoniza paisajes increíbles de flora atlántica con la vegetación mediterránea, los bosques autóctonos y las zonas de montaña.

Un conjunto que combina una importante riqueza de monumentos románicos (iglesias y monasterios) con los espectaculares valles de sus ríos que marcan el paisaje y definen su carácter. Es la expresión más evidente de como el respeto a la tradición se puede y debe combinar con la moderna forma de entender el mundo del vino.

Además, es una zona perfecta para visitar en cualquier época del año. Cada estación resalta sus propias características. La primavera nos regala el verde de las cepas sobre laderas enteras, dando paso al verano cuando se visten con su mejor verde.

El otoño, época de vendimia, viste el paisaje con los rojos y amarillos de las hojas de cada variedad y el invierno da paso a la piedra que se deja ver entre las cepas.

Para visitar, además de los espectaculares Cañones del Río Miño y Río Sil, tenemos la considerada como puerta de la Ribeira Sacra, Monforte de Lemos, esta población cuenta con un extenso patrimonio, materializado en monasterios, castillos, pazos, conventos y puentes.

Estos atributos la convierten en una parada imprescindible para el viajero que sabe apreciar el arte y la historia, pudiendo visitar el Museo de Arte Sacro, uno e los más importantes de España.

Y por supuesto, no nos podemos olvidar del Monasterio de Santo Estevo de Nogueira de Ramuin, El embalse de Os Peares, o dar un paseo hasta la capital de la provincia, la magnífica ciudad de Lugo y visitar su muralla.

La Muralla de Lugo, construida hace más de 17 siglos siguiendo las directrices de las elegantes obras de Vitruvio, mide más de 2 km y tiene 10 puertas. Caminar por lo alto de la muralla que en algunos tramos alcanza los 7 m de ancho, y detenerse en algunas de sus 71 torres que se conservan (de las 85 originales) es sentir de cerca el poder de la Roma Imperial.

Ruta do Viño de Valdeorras

La Ruta del Vino de Valdeorras, se sitúa en la parte Sur-Occidental de la provincia de Ourense, lindando ya con León. Es la puerta natural de entrada a Galicia y al profundo valle modelado por el que discurre el río Sil.

Existen abundantes restos de la época megalítica en el Parque Natural de la “Serra da Enciña da Lastra. Además de trazos rupestres y los petroglifos de Valdegodos, Petín y San Esteban de A Rúa Vella.

Cruzada de este a oeste por la histórica Vía XVIII o Vía Nueva, que comunicaba Braga con Astorga, fue tierra de paso y destino de las legiones romanas que explotaron sus recursos auríferos, plantaron las primeras cepas y construyeron lagares, cambiando sustancialmente el valle.

Puentes como el del río Bibei, lápidas como la de A Rúa Vella, los mosaicos de A Cigarrosa y miliarios, forman parte del legado imperial de Roma. Si bien su obra más singular es el túnel de Montefurado, excavado con el objetivo de desviar el curso del río para extraer el oro que este arrastraba y que actualmente constituye un lugar de gran atractivo turístico que se puede contemplar a unos cuantos metros desde la N-120.

Posteriormente, ya en el siglo XVII se erige el espectacular Santuario de As Ermitas rodeado de antiguos bancales de viñedo, que en la actualidad se ha convertido en el más importante lugar de culto de la zona.

Unas de las cosas más curiosas de la región son sus cuevas. La antigüedad datada de algunas cuevas llega a ser de varios siglos, conservándose actualmente muchas de ellas en perfecto estado. Singulares son sus chimeneas conocidas como refugallo.

Llaman poderosamente la atención sobre todo desde fuera, ya que aparecen como un elemento curioso en el paisaje de Valdeorras que sirven para la ventilación y regulación de la temperatura en la bodega.

La D.O. Valdeorras fue reconocida por Orden Ministerial en 1945. La zona de producción de esta denominación de origen ocupa parte de la bacía de los ríos Sil, Xares y Bibei.

Presenta una gran diversidad de suelos para la superficie de viñedo inscrita que posee, 1.300 hectáreas. La variedad preferente en blancas es la Godello, pero también se cultivan entre otras la Doña Blanca que denominan Moza Fresca; en tintas las preferentes son la Mencía y la Merenzao a las que se permite acompañar del Sousón, Albarello, Garnacha Tintorera y Gran Negro.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

Menú